Viajar antes de viajar

Desde mi casa hasta el destino sin moverme del sofá.

La normalidad está a la vuelta de la esquina. La vacuna puesta y el pasaporte a punto de expedición. ¡Podemos viajar!, y sin PCR ni serología. ¡Bieeen!, salto de alegría unos segundos. No lo termino de creer.

Vuelvo a sentarme y pienso ¿y ahora qué?. Pues ahora toca enfrentarse con la realidad de preparar el viaje.

Tal vez para los que viajáis en vehículo propio y en la Península Ibérica que está unida por tierra con Europa, no os hayáis percatado de lo que conlleva viajar desde una isla al continente, concretamente en Mallorca. Sí, sí, tenemos transporte marítimo y aeropuerto internacional, pero no todo es sencillo.

¿Qué tenemos descuento de residente? Pues sí, los ciudadanos en Baleares también tenemos descuento de residente. Ojo que las tarifas fluctúan y dependiendo de la oferta y la demanda te sale baratísimo o te cuesta media paga, y por mucho que seas residente no tenemos una tarifa fija, sino que se aplica el porcentaje de descuento.

Salir de la isla para irte de una ciudad a otra no significa que con un vuelo ya lo hayas solucionado. No todos los aeropuertos de España tienen vuelos directos y no todos los vuelos que salen del aeropuerto de Palma llegan a todos los aeropuertos españoles.

Si optas por cruzar el charquito en ferry se complica un poco más. Desde Mallorca hay ferry a València (Puerto de Valencia, Denia y Gandía) y Barcelona que hacen escalas en Menorca o en Ibiza. A esto hay que añadirle que unos barcos son “lentos” —hasta once horas de travesía— y otros son “los rápidos” unas seis horas.

Así que mientras tú cruzas con tu coche España de Gijón a Cádiz (914 kilómetros en nueve horas) —sin parar y según Google Maps—, nosotros tardamos seis u once horitas de nada, en hacer doscientos y picó kilómetros por mar, si vamos a Barcelona saliendo de Alcúdia. Y esto sin tener en cuenta que como en los aeropuertos, también tienes que estar una hora antes en el dique en dónde se amarra el barco.

Primer cosa a tener en cuenta: en salir y volver a entrar a la isla pierdes un montón de horas, por no decir un día. Los horarios es otra de las cosas a tener muy en cuenta.

Ahora te preguntarás y por qué vas en barco pudiendo ir en avión que es más rápido.

Lo de rápido depende, como he dicho antes, de las escalas que se hacen. Al tiempo de vuelo hay que sumarle el tiempo de cola para facturar, el tiempo de espera antes del embarque —mínimo de una hora— y el tiempo de espera en la escala y el tiempo de espera para recoger el equipaje; todo esto sin sumar la caminata por los pasillos de los aeropuertos.

Mi tiempo es valioso, como el tuyo; y mi economía, también como la tuya, no está para despilfarros.

Otra de las cosas a tener en cuenta a la hora de planificar el viaje es lo que vas a hacer en la ciudad a donde te lleve el barco o el avión.

En las ocasiones en que por ocio o por trabajo solo estaré en esa ciudad, evidentemente, elijo avión sin dudar. Para moverme por las grandes capitales, como Madrid o Barcelona, el transporte público funciona muy bien y sacando bonos de viajes, se ahorra bastante.

La dificultad radica a la hora de establecer tu “campamento base” en localidades apartadas, en donde el tren o el bus pasa de tanto en cuando. La frecuencia del transporte interurbano va en relación con el uso del mismo y en el 2021, en la España vacía, ya te puedes imaginar lo complicado del asunto. Entonces es cuando a la lista de cosas a tener en cuenta para salir de vacaciones, me planteo si irme en avión y alquilar un coche, o llevarme el mío en el barco.

El vehículo propio, matriculado en Baleares y pagando impuestos en esta Comunidad, no se beneficia de descuento de residente. ¡No lo vamos a tener todo!. Pese a que el billete de barco para el coche no es barato, para irnos de vacaciones una semana o más, resulta más económico llevarlo que alquilar uno.

Sigo en el sofá con mi planning vacacional y me levanto a tomar algo. Veo las diferencias de precios entre unas compañías y otras. Me entran ardores en el estómago. Este año dos navieras más entran en el juego de trileros. Ley de la oferta y la demanda. Lo barato sale caro y no aconsejo a nadie viajar sin leer la letra menuda. Nunca pasa nada hasta que pasa y la diferencia del servicio está en el precio.

Como decía antes, los horarios son muy importantes, especialmente si hay que atravesar España. El 99% de las veces no queda otra que incrementar el presupuesto con una noche de hotel. ¿Por qué si en el trayecto en ferry puedes descansar? Pues no, no descanso porque por muy cómodos que sean los sillones —que no lo son— no descanso nada con el trajín de los pasajeros, el vaivén de la mar; y en fin que con tanto ajetreo mi cuerpo pide una cama por la noche, mis párpados se cierran, y mi pie ya no encuentra el acelerador.

Es en este momento cuando doy las gracias de no ser camionera.

Sigo en el sofá, con la tablet, buscando hoteles baratos. Habitualmente son de carretera, en un polígono industrial, o a las afueras de una ciudad; otras veces buscamos en algún pueblo pintoresco en donde aprovechar la pernocta.

Tras la primera noche me planteo si llegar a destino de una tirada o rutear haciendo un poco de turismo. Elijo la segunda opción porque me encanta viajar y conocer pueblos, ciudades con sus palacios, castillos, Iglesias, monasterios, sus obras de arte, su cultura, sus mercados, callejones empedrados, bares con historia, restaurantes de fogón y olla de barro.

Me pasaría el mes viajando por tantos lugares con encanto; hay que llegar al destino final; hay que llegar a casa, a dónde nací, allí donde están los míos.

Salgo de Google Maps y abro el Evernote para hacer las listas de cosas para disfrutar del mes de vacaciones. ¡La lista es extensa, no renuncio a ciertas comodidades!

En el presupuesto del viaje hay que sumar mucho y rastrear más para intentar ahorrar.

De aquí que lo de sentarse en el sofá no sea una simple metáfora. Los precios de los pasajes fluctúan de una semana a otra. Es importante saber que algunas navieras ofertan considerables descuentos en determinadas fechas. Nos ponemos con tiempo y así vemos la evolución de los precios. No siempre el “last minute” es el precio más barato y además puedes quedarte sin viaje.

Para elegir hotel, los alejados del “meollo” son los más baratos. Cuanto más lejos más barato. Tampoco hay que pasarse. La cadena Ibis —y no es que quiera hacer publicidad— son hoteles muy aceptables y bastante económicos. No se encuentran en todas las carreteras, pero siempre hay algún alojamiento con precios módicos y sin encontrar sorpresas entre las sábanas.

Al reservar el hotel tenemos en cuenta el incremento del precio si reservas con el desayuno incluido. Muchas veces, lo que ahorras en la habitación te lo cargan, indirectamente, en un café con leche y un par de magdalenas. El bar de enfrente te ofrecerá un desayuno a mitad de precio con zumo natural incluido; y si no está justo enfrente del hotel seguro que no te pasará nada por caminar un poco o incluir en la ruta una parada cercana para desayunar el postre típico de la zona.

El consumo de combustible y el precio de los carburantes ocupa un capítulo importante viajando en coche o en furgo.

En el store de tu móvil encontrarás aplicaciones móviles muy buenas que te indican las gasolineras cercanas más baratas. Hay ocasiones en que desviarte unos kilómetros para llenar el depósito compensa, en relación con los euros que te ahorras.

¿Autopista, autovía, nacional o comarcal? Para gustos colores y para olores flores. Particularmente prefiero la aventura de viajar por carreteras comarcales o nacionales —de las de antes que atraviesan los pueblos—. Es verdad que los kilómetros se alargan como un día sin pan, pero el paisaje es más bonito y entretenido. De copiloto en autopista siempre me duermo. Además los peajes salen bastante caros, dependiendo de que autopista recorras y los kilómetros que transmites por ella. Reconozco que hay tramos de rutas en los que la opción es: autopista sí o sí; pocos pero los hay. Suelen ser trayectos conocidos en los que sé que bien por la meteorología o por la complejidad de la carretera alternativa, es más seguro pagar peaje que arriesgarse a conducir con niebla o por puertos de montaña infinitos.

En los viajes, especialmente en verano, me acostumbré a llevar una nevera con bebida bien fría. Las hay eléctricas que se conectan al encendedor del coche y mantienen la bebida fría. Esta opción es genial para evitar las aglomeraciones de los bares de carretera en hora punta y cuando atraviesas la España vacía, con pueblos abandonados uno tras otro.

Sigo con la planificación de mi viaje; se han ido los nervios del inicio.

Ahora toca elegir la ruta y los campings. Sí, nos alojamos en camping. De otro modo las rutas veraniegas no serían posibles.

Como si de un campamento bereber se tratará, montamos y desmontamos la tienda de campaña, hinchamos colchón, sacamos sacos, mesa, hornillo, etcétera. Pero de la vida nómada del campista hablaré en otra ocasión.

Este verano nuestro camino hacia casa partirá del Puerto de Palma y desde Barcelona, llegaremos a Asturias, ruteando por los Pirineos tres o cuatro días.

Y el último paso de la planificación, consiste en recabar información sobre el recorrido de “La Ruta”: visitas, parajes naturales, curiosidades…

Es importante calcular las distancias y el tiempo del trayecto para optimizar el recorrido y las visitas. Suelo tomar nota de más lugares interesantes de los que me da tiempo a visitar. Más vale qué sobre qué falte. Para esto de las distancias, es buena opción recurrir a páginas web como la Guía Michelin o aplicaciones que te indiquen el trayecto más corto e incluso el estado del tráfico.

El tiempo empleado en la planificación no es tiempo perdido. Con la tecnología y la información existente en Internet, aventurarte a viajar resulta menos complejo y más seguro; siempre pasan cosas porque vivir es una aventura y mientras viajas vives más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

Contar es vivir (te)

Si tienen curiosidad será un placer compartirme con ustedes

El jardín del sur

Portal literario

Puertas de Tannhäuser

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

Julietajimz

Blog personal

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

Blog de un Hombre Superfluo

“Me encanta hablar de nada, es de lo único de lo que sé algo” Oscar Wilde.

Tercer Cajón

Versos, historias y reflexiones

Escrito En Prosa

Relatos, recuerdos y otras reflexiones

EscribE: talleres de escritura en Palma, Mallorca. Cursos de relato, novela y técnicas narrativas.

EscribE, escuela de escritura. Talleres de relato, novela y escritura creativa en Palma, Mallorca. Para jóvenes y adultos. Te enseñamos las técnicas narrativas que necesitas para ser escritor y publicar tu libro. ¿Te gusta escribir? ¿Quieres aprender a contar relatos que mantengan a todos tus lectores en tensión pero no sabes por dónde empezar? Esta es tu escuela.

Cocinaconmiga

Blog sobre cocina y gastronomía

Letras de colores

Reseñas y recomendaciones literarias de todo tipo de géneros y para todas las edades.

apocalíptik

Preparándonos para el fin del mundo

Etéreo

Pequeñas obras de una amalgama de géneros.

Acuarela de palabras

Compartiendo lecturas...

A %d blogueros les gusta esto: