Y dicen que no existe, que no es lengua…

Hay un lugar en el mundo en dónde el aire tiene olor a sidra y los ojos se tiñen con un filtro verde de montes. Las olas golpean mi cuerpo en verano y el aire de nieve quiebra los labios que besan. Es allí, en aquella Tierra en dónde habita ese hombre que escribe palabras... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: