Roma y el paso del tiempo

En el tercer hueco de la quinta balda coloco las guías de viajes, los planos y las leyendas de lugares en donde una vez estuve o a donde el tiempo no me llevó. No me apresuro. Sé que tardaré años en sacarlos de nuevo de su sitio. Separo y desempolvo sus páginas. En cada libro... Leer más →

Pesadumbre de amor

Y en tanto que su vida transcurría por el camino de la senectud, los días avanzaban en el tedio de la soledad, con el único anhelo de sentir su voz, reflejarse en el ámbar de su mirada o simplemente permanecer a su lado en los silencios de las cálidas tardes frente al mar. Maldijo millones... Leer más →

El juego de Félix

El viento susurrante en el desierto, la luz anaranjada y cegadora de un sol saliente, bailes sinuosos, lujuria, tedio, ira. Hammartia alrededor de Félix. No entendía nada, no sabía en dónde estaba. Cerró los ojos y los volvió a abrir, varias veces, cada vez más rápido; luego lentamente hasta lograr abrir los párpados por completo.... Leer más →

Fantasía virtual

Tropecé con los textos de un desconocido que atragantaron mi sosiego durante un buen rato, me arañaron el alma. Los releo hasta aprenderlos de memoria. Sus versos recuerdan al viejo escritor ausente, encerrado en su cuerda locura, escupiendo frases con sabor a malta tostada, humo, especies, tierra y barrica. Vuelca la botella y el vaso... Leer más →

Estaré

Viajaré cada día para volver a mí cuando los párpados se cierren. Navegaré entre píxeles y fotones, sin saber qué buscar, encontrando imágenes repletas de mensajes. Pulsaré una tecla para volver a la realidad. Esta Semana Santa, no me pasearé por paraísos desconocidos; no viviré aventuras; no descubriré lugares encantados, ni me subiré a lo... Leer más →

Las olas

Cuando Isabel Pujol tuvo en sus manos, por primera vez, el libro de Virginia Woolf “Las olas”, desconocía mi existencia. En realidad yo nunca conocí a la señora Pujol. Hace dieciocho años que de tarde en tarde, quienes sí la conocieron, me cuentan anécdotas de su vida. Murió un mes antes de que yo conociera... Leer más →

El alud

Lo hemos pasado francamente mal. Circulábamos a una velocidad normal dadas las circunstancias, llovía y a ratos granizaba. Hasta que giramos aquella curva y todos estaban parados. Al principio pensamos en un atasco, algún coche que le daba miedo circular con el suelo mojado y había reducido la velocidad. Al cabo de un rato apareció... Leer más →

La mujer de rojo

Continuación de “El ágape” Sentarse en aquel taburete alto, con la botella de Martín Códax dentro de la cubitera, no mejoró su humor. Ansiaba beberla de un par de tragos. No deseaba compartirla con ninguno de los presentes. Anhelaba que sorbo a sorbo, copa a copa, aquella botella de albariño frío acabara con la inquietud... Leer más →

El sofá verde

Allí estaba, recostado en el sofá verde. El mueble desvencijado por el paso de los años; deslucido, en su segunda vida. En el rincón de aquella sala oscura y llena de historias. Historias de pantalla plana y de papel. Porque entre aquellas paredes nunca sucedía algo que no fueran películas o novelas. Tal vez algún... Leer más →

El ágape

Aquella mañana de verano, Nadia se sentía especialmente inquieta. No era un sábado cualquiera, era el primer sábado de julio. Lucía el sol en lo alto y el café desprendía un aroma embriagador por toda la casa. Calentó un cuarto de taza de leche en el microondas, y la mezcló con el café de tueste... Leer más →

Un momento de mi vida

Me siento en la tumbona, una de esas bajitas diseñadas para tumbarse en la playa. Es cómoda. La coloqué estratégicamente en una esquina del patio, debajo del techado, para poder disfrutar de los días de lluvia sin mojarme. El patio es pequeño. Intento decorarlo para que parezca más grande. Aún recuerdo lo desvencijado que estaba... Leer más →

La cena

Despertó. Saltó de la cama. Tomó un vaso de leche con galletas a la vez que revisaba los últimos likes en sus redes sociales. Se lavó los dientes y la cara, no daba tiempo para una ducha rápida. Se vistió. Guardo sus cosas en el bolso y comprobó que todos los accesorios de la cámara... Leer más →

El bicho

Colás había terminado de atender a los animales. María tenia la olla en el fuego desde primera hora. El olor a pote llegaba hasta la entrada del pueblo. Los dos estaban sentados en el banco que les había hecho Ernesto, conocido entre los vecinos como “el carpinteru”. Ernesto no era carpintero de profesión, pero siempre... Leer más →

Instafoto?

Vivimos en lo inmediato. El tiempo que antes se prolongaba durante veinticuatro largas horas, lo aceleramos y, en el mismo tiempo hacemos millones de cosas a una velocidad supersónica. Hemos abandonado la calidad de la elaboración del producto, el mimo, el detalle. Da igual el tipo de cosas que mencionemos. Todo tiene que ser ya.... Leer más →

En la playa

Segunda parte de “La fiesta” Mi mano izquierda se deslizaba sobre la piel aterciopelada, llegando con la yema de los dedos a dónde la vuelta atrás era casi imposible. La excitación carecía de sentido racional. Alguna vez me había imaginado como podía ser acariciar a una igual a mi, y sin poder evitarlo mis dedos... Leer más →

La fiesta

El graznido de las gaviotas, el tintineo de los cabos y las olas chocando contra el casco eran los únicos sonidos que rebotaban en mi cerebro produciendo un eco doloroso que se iba deshaciendo a medida que transcurrían los minutos

Frente al olmo

Bajo el olmo II El silencio no se calla, las voces atronan en el estómago y el puño comprime un par de dedos por debajo del esternón. Nadie se está muriendo. Pero muchos agonizan ante la impotencia de no poder cambiar la realidad. Ansiedad. Las cigarras frotan sus patas hasta suicidarse en estos días de... Leer más →

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: