Frente al olmo

Bajo el olmo II El silencio no se calla, las voces atronan en el estómago y el puño comprime un par de dedos por debajo del esternón. Nadie se está muriendo. Pero muchos agonizan ante la impotencia de no poder cambiar la realidad. Ansiedad. Las cigarras frotan sus patas hasta suicidarse en estos días de... Leer más →

En el patio

Los troncos contra la pared, esperan amontonados, unos al lado de otros, haciendo un monton, asomando sus aros. Son troncos de acebuche, de almendro, de algarrobo. Los hay de todos los grosores, perfectamente cortados, a la misma longitud. Están secos. Se secaron antes de que llegara el invierno. Este invierno ya no se quemarán en... Leer más →

No puedo gritar

Dejé de pensar en escribir un diario del confinamiento cuando me enfrenté a la realidad de mi hospital y a la realidad de mis sentimientos cuando volvía a casa. Hasta entonces había permanecido alerta ante un probable contagio que no fue. Sentí la necesidad inminente de desconectarme de la realidad más absoluto, la del estado... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: