El alud

Lo hemos pasado francamente mal. Circulábamos a una velocidad normal dadas las circunstancias, llovía y a ratos granizaba. Hasta que giramos aquella curva y todos estaban parados. Al principio pensamos en un atasco, algún coche que le daba miedo circular con el suelo mojado y había reducido la velocidad. Al cabo de un rato apareció la policía. Nos preguntó si llevábamos alguna manta o un saco de dormir. Lucas se puso a llorar y Juan soltaba tacos. Un alud de nieve ha cortado la carretera y las máquinas quitanieves están atrapadas. Oí sirenas y vi luces azules. La aguja del indicador de la gasolina iba bajando, pero no podíamos apagar el motor del coche. Lucas no dejaba de llorar y Juan decía que tenía frío. El policía regresó. No sé si era el mismo, con uniforme todos se parecen. Nos dijo que estábamos atrapados, que cuatro curvas más abajo había caído otro alud de nieve. Comencé a llorar y Juan me pedía que me calmara.

Así estuvimos hasta que vinieron los militares de montaña. “Señora le traemos víveres y una manta para que se abriguen. Deberían parar el motor para evitar más aludes, no obstante las temperaturas bajarán cuando se quite el sol”. El hombre estaba tranquilo, pero más tarde lo vi discutir con otro guardia. Nevaba cada vez más fuerte. La gente salía y entraba de los coches. Algunas mujeres lloraban. Los críos jugaban con la nieve hasta que sus padres les gritaban y les obligaban a entrar en el coche. Los guardias estaban muy serios. Pusimos la radio y en las noticias mencionaron que había veinte coches atrapados por dos aludes de nieve. Sentimos el motor de un helicóptero y luego Juan nos señaló la luz que nos enfocaba. Las hélices sonaban fuertes y Lucas volvió a llorar. “¡Cálmense, vamos a intentar rescatarlos!” Se oía desde el cielo. Un señor con bigote vino hacia nosotros y obligó a Juan a parar el motor. Los militares nos explicaron cómo nos evacuarían. Lucas lloraba y se agarraba muy fuerte a mí. Sonó un fuerte estruendo que venía de más arriba de la carretera. Todos se fueron corriendo hacia donde provenía el fuerte ruido. La nieve de la montaña que había cortado la carretera se deslizaba montaña abajo arrastrando a las dos quitanieves. La gente gritaba. Me paralicé ante tanto grito. Un policía me empujó a mí y a Lucas dentro del coche. Juan también gritaba. Abracé a Lucas cubriéndole la cabeza y lloré. No recuerdo más. Los policías nos evacuaron cuando la carretera quedó despejada. Juan me contó que entré en shock cuando vi la quitanieves rodar monte abajo y que Lucas lloraba abrazado a mí.

Los periódicos dijeron que los militares propulsaron agua caliente para derretir el alud que había caído más tarde y nos evacuaron por ahí. Donde estaban las quitanieves, había cedido el suelo y no se podía seguir carretera arriba. Los conductores de la quitanieves murieron aplastados por los vehículos.

El médico muy serio le dijo a Juan esta mañana “La señora se pondrá bien, solo tiene contusiones y se está recuperando del shock que ha recibido. Deberá seguir un tratamiento farmacológico y terapéutico para superar el trauma vivido en la catástrofe”

Juan dice que en sueños grito y aprieto los dedos contra la palma de la mano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

Contar es vivir (te)

Si tienen curiosidad será un placer compartirme con ustedes

El jardín del sur

Portal literario

Puertas de Tannhäuser

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

Julietajimz

Blog personal

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

NSTM Planet

Analysis and digital opinion

Blog de un Hombre Superfluo

“Me encanta hablar de nada, es de lo único de lo que sé algo” Oscar Wilde.

Tercer Cajón

Versos, historias y reflexiones

Escrito En Prosa

Relatos, recuerdos y otras reflexiones

EscribE: talleres de escritura en Palma, Mallorca. Cursos de relato, novela y técnicas narrativas.

EscribE, escuela de escritura. Talleres de relato, novela y escritura creativa en Palma, Mallorca. Para jóvenes y adultos. Te enseñamos las técnicas narrativas que necesitas para ser escritor y publicar tu libro. ¿Te gusta escribir? ¿Quieres aprender a contar relatos que mantengan a todos tus lectores en tensión pero no sabes por dónde empezar? Esta es tu escuela.

Cocinaconmiga

Blog sobre cocina y gastronomía

Letras de colores

Reseñas y recomendaciones literarias de todo tipo de géneros y para todas las edades.

apocalíptik

Preparándonos para el fin del mundo

Constelación Literaria.

Pequeñas obras de una amalgama de géneros.

Acuarela de palabras

Compartiendo lecturas...

A %d blogueros les gusta esto: