Paseando por

Capdepera

El domingo arropaba a las nubes grises paradas sobre el cielo de mi patio. Sentía la necesidad de encontrar un trocito de azul. Me despojé del disfraz que me mimetizaba con el sofá, y con la pereza del fin de semana calcé los todoterreno, para buscar el sol. Remoloneando por la casa, él me dio el último empujón poniéndome en la calle con mi cámara, convencida de que hoy era un día perfecto para grabar un nuevo capítulo de una excursión cualquiera. Ni idea de a dónde íbamos a pasar la tarde. El confort de no hacer nada evita las decisiones y el riesgo de vivir. “Quiero vivir viviendo la vida”, me dije. La furgo arrancó en busca de encuadres y escenarios. No pregunté el destino. Cualquier lugar es bueno si estás dispuesta a disfrutarlo.

Las matas de murta, la arena y las piñas de los pinos marcaron el camino de nuestros pasos por las dunas. El Mediterráneo enfurecido se batía contra las rocas. La espuma salada perseguía las huellas en la arena. No vi el azul sobre la playa. Apareció cuando los cafés cerraban en el pueblo y desapareció cuando el paseo llegó a fu fin

Cala Agulla, un lugar “furgo perfecto”. En cualquier momento podría ser perfecto, pero no. Es perfecto en los días grises como el de hoy. Cuando en el parking —en verano de pago— apenas hay media docena de coches, ninguna autocaravana y una campervan alejada. A cala Agulla se accede por una carretera escondida entre pinos antes de llegar a Cala Ratjada, detrás de las dunas. Te sorprende por su amplitud. Pero la naturaleza ya no es lo que era en Mallorca. Allá a donde vayas habrá una urbanización, un campo de golf o un mastodonte de hormigón con un letrero que ponga hotel. Y cuando llega la Semana Santa llegan en peregrinaje las hordas del norte en busca de sol; algunos para pedalear en pelotón por las carreteras locales; otros para descubrir caminos de piedra y tierra en quad o andando. Muchos se van de un lado a otro en coche, parándose en los arcenes o en medio de cualquier curva: foto va, video viene. Son una fuente de ingresos, una parte importante de la economía con un costo medioambiental. Pero no voy a meterme en este jardín porque sin ellos es cierto que miles de personas lo están pasando mal en este año de pandemia, restricciones y cierres de fronteras.

Y a poca distancia de cala Agulla está el pueblo de Cala Ratjada. Tradicionalmente, pueblo de pescadores. Se ven pocos barcos pesqueros amarrados en el puerto, hay más “llaüts” —embarcación tradicional—, bastantes veleros y pocos yates. No es un pueblo de alto standing.

Disfrutar de la orilla del mar desde el puerto hasta la cercana Cala Moll, es caminar por uno de los paseos urbanos más bonitos de la isla. Se trata de la avenida de América: a un lado el mar y al otro un rosario de bares y restaurantes, separados por alguna tienda de souvenirs. La mayoría cerrados en invierno y otros, mis favoritos, abiertos hasta la hora que las restricciones permiten.

Ya es tradición pasar por “La luna”, en verano una copa de helado y hoy una tarta de manzana casera digna de los mejores pasteleros. “Oh sole mío”, es un restaurante italiano en el mismo paseo, con vistas a los pantanales, con una buena carta, un lugar acogedor donde disfrutarás de comer.

Hay muchos más, desconocidos por mi paladar, y que prometen disfrutar de una comida o cena con las mejoras vistas.

Curiosamente, el faro de Capdepera está a poca distancia de Cala Ratjada. Joan Manuel Serrat lo hizo famoso en su canción “Cada loco con su tema”, dicen las guías que está habitado, cosa que dudo. Supongo que la tecnología sustituyó al farero y hoy una puerta de hierro cerrada solo permite ver el edificio en lo alto de una colina, a la que se accede por una carretera sinuosa y estrecha. Las vistas son espectaculares desde lo alto del peñasco, de cincuenta y ocho metro sobre el mar. El faro, funcionando desde el 30 de noviembre de 1861, se construyó por orden de Isabel II. Cerca, está Sa Torre Esbucada, una torre defensiva del siglo XVIII, y fiel centinela del rocoso promontorio.

Capdepera forma parte del Parc Natural de Llevant, una zona de Mallorca menos urbanizada que otras de la isla.

Volvemos a casa entre campos, hoy verdes, sin grandes construcciones y salpicados por algún rebaño de ovejas y algún que otro “porc negre”. El cielo completamente azul. El sol se acostará más tarde este domingo de primavera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

Contar es vivir (te)

Si tienen curiosidad será un placer compartirme con ustedes

El jardín del sur

Portal literario

Puertas de Tannhäuser

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

Julietajimz

Blog personal

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

Blog de un Hombre Superfluo

“Me encanta hablar de nada, es de lo único de lo que sé algo” Oscar Wilde.

Tercer Cajón

Versos, historias y reflexiones

Escrito En Prosa

Relatos, recuerdos y otras reflexiones

EscribE: talleres de escritura en Palma, Mallorca. Cursos de relato, novela y técnicas narrativas.

EscribE, escuela de escritura. Talleres de relato, novela y escritura creativa en Palma, Mallorca. Para jóvenes y adultos. Te enseñamos las técnicas narrativas que necesitas para ser escritor y publicar tu libro. ¿Te gusta escribir? ¿Quieres aprender a contar relatos que mantengan a todos tus lectores en tensión pero no sabes por dónde empezar? Esta es tu escuela.

Cocinaconmiga

Blog sobre cocina y gastronomía

Letras de colores

Reseñas y recomendaciones literarias de todo tipo de géneros y para todas las edades.

apocalíptik

Preparándonos para el fin del mundo

Etéreo

Pequeñas obras de una amalgama de géneros.

Acuarela de palabras

Compartiendo lecturas...

A %d blogueros les gusta esto: