Reyes Magos

Después de la cabalgata de Reyes, apagó la tele y se fue a la cocina. Se sento a la mesa sin hablar, y sin que su madre lo tuviera que llamar para que viniera a cenar. En aquellos días no dejaba de hacer preguntas y más preguntas sobre la Navidad, Papa Noel y los Reyes Magos. Miraba los anuncios de juguetes. Todo lo quería. No se paraba quieto y no era por exceso de chuches. Desde los dos años el nerviosismo se apoderaba de él, pero aquella noche algo le pasaba. Estaba demasiado tranquilo y muy callado. Cenó las salchichas con tomate y el huevo frito en silencio y sin distracciones. Bebió el vaso de leche caliente con cacao en varios tragos. Se levantó de la mesa dió un beso a su madre y se fue a la cama después de lavarse los dientes. Al cabo de un rato, su madre se sento a su lado, cogió el libro de cuentos, lo abrió y comenzó a leer la historia del traje invisible.

—Mamá ¿Cómo llegarán los Reyes Magos a nuestra casa si no se puede andar por la calle por la noche?

La madre cerró el libro y comprendió el porqué del silencio de su hijo a la hora de cenar. Lo miró y antes de darle una explicación el niño volvió a preguntar a su madre:

—Si los Reyes Magos son viejos y van a venir a casa a traer los regalos ¿por qué no pueden venir los abuelos a vernos?

—Cariño, debes dormirte, estas cansado y ya es tarde —le dijo dulcemente la madre sin saber como responder al pequeño de cinco años.

—Mamá ¿por qué pueden ir de casa en casa por la noche y nosotros no? — porque son Magos.

El niño dio un beso a su madre y cerró los ojos quedando dormido en unos minutos.

A la mañana siguiente se despertó muy temprano, despertó a sus padres y juntos bajaron al salón para ver qué habían dejado los Reyes. Al lado del árbol había unas cuantas cajas envueltas en papel de regalo.

—¡Los Reyes ha venido a casa y sin haberles llevado la carta! — gritó a la vez que corria a abrir los regalos.

Una bicicleta, un monopatín y un balón eran algunos de los juguetes que le habían dejado. En sus ojos aparecieron unas lágrimas. El pequeño comenzó a llorar.

—Hijo ¿Qué te sucede? ¿No te gustan los regados de los Reyes Magos? —preguntó la madre preocupada.

—Sí que me gustan.

—Entonces ¿por qué lloras?

—Mamá ¿los Reyes Magos no saben que no puedo salir a jugar al parque? —preguntó el niño sin dejar de llorar.

La madre y el padre se miraron y no supieron que responder, hasta que el padre le dijo que muy pronto podría ir a jugar a la calle. El niño se secó las lágrimas con la manga del pijama y desenvolvió la última caja.

Estuvo jugando un rato después de desayunar. Después se levantó y le dijo a su padre

—Papá quiero ir a jugar con los primos y ver que les han traído los Reyes Magos.

— Hijo, este año no podemos ir a casa de los tíos.

—¿Por qué?

—Porque la abuela y el tío viven con ellos.

—Pero el año pasado también vivían juntos y fuimos —contestó con gesto extrañado.

Sin contestar, el padre se levantó del sillón con lágrimas en los ojos. Fue a la cocina, cerró la puerta y comenzó a llorar. Sorprendida y sin entender que sucedía, la mujer dejo de fregar los platos, cerró el grifo y secándose las manos se acercó a su marido buscando la respuesta de lo que sucedía. Él solo acertó a decir

—¡No soporto esta pandemia!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

Contar es vivir (te)

Si tienen curiosidad será un placer compartirme con ustedes

El jardín del sur

Portal literario

Puertas de Tannhäuser

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

Julietajimz

Blog personal

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

Blog de un Hombre Superfluo

“Me encanta hablar de nada, es de lo único de lo que sé algo” Oscar Wilde.

Tercer Cajón

Versos, historias y reflexiones

Escrito En Prosa

Relatos, recuerdos y otras reflexiones

EscribE: talleres de escritura en Palma, Mallorca. Cursos de relato, novela y técnicas narrativas.

EscribE, escuela de escritura. Talleres de relato, novela y escritura creativa en Palma, Mallorca. Para jóvenes y adultos. Te enseñamos las técnicas narrativas que necesitas para ser escritor y publicar tu libro. ¿Te gusta escribir? ¿Quieres aprender a contar relatos que mantengan a todos tus lectores en tensión pero no sabes por dónde empezar? Esta es tu escuela.

Cocinaconmiga

Blog sobre cocina y gastronomía

Letras de colores

Reseñas y recomendaciones literarias de todo tipo de géneros y para todas las edades.

apocalíptik

Preparándonos para el fin del mundo

Etéreo

Pequeñas obras de una amalgama de géneros.

Acuarela de palabras

Compartiendo lecturas...

A %d blogueros les gusta esto: